FIV (FECUNDACIÓN IN VITRO) ICSI (INYECCIÓN INTRACITOPLASMÁTICA DE ESPERMATOZOIDES)


 

manobebePeq

La Fecundación in Vitro es la alternativa cuando han fallado tratamientos previos.

Consiste en la inseminación del óvulo con el espermatozoide en el laboratorio, con el fin de obtener un número apto de embriones disponibles para transferir al útero materno.

Las tasas de éxito de la FIV/ICSI se han incrementado en los últimos años gracias a los avances científicos y mejoras de las condiciones de los laboratorios, ofreciendo una mayor posibilidad de gestación a las pacientes, estando actualmente alrededor del 50 %.

Para ello requiere de una estimulación del ovario con hormonas, que inducen una formación y crecimiento homogéneo de los folículos. El tratamiento viene a durar entre 10 y 20 días. La extracción de los ovocitos se realiza mediante punción ovárica.

Los embriones resultantes serán cultivados y valorada diariamente su evolución en el laboratorio, clasificándolos según su morfología y ritmo de división, seleccionando los mejores para la transferencia, que consiste en su introducción en el útero materno.

Un test de sangre denominado beta-hCG, realizado a la paciente 17 días después de la punción, confirmará si se ha logrado la gestación. Si la prueba es positiva, se realizará una ecografía vaginal una o dos semanas más tarde con el fin de visualizar el saco gestacional. En este momento suele diagnosticarse si la gestación es única o múltiple.